Peñoles, un gran lugar para escalar

Peñoles para escalar, en Chihuahua, México, lo llaman también el Hueco de México, sin rangers, tiene un gran potencial para escalar, pero su fuerte es el bloque,por la cantidad de bloques acumulados, es un lugar desértico y en tiempo de calor abundan las abejas, avispas y las cascabeles, con temperaturas hasta de 50 grados centígrados.

Las rocas de Peñoles con figuras que se conservan a través del tiempo y con mucha historia, además de pequeñas trincheras en medio del desierto, las cuales tienen forma de  un hueco enorme, no se han perdido en el tiempo por los escaladores aficionados.

El pueblo de Iturralde es lo único que tienen cerca, porque donde se encuentra Peñoles es solo, en medio del desierto, el estilo que se utiliza para escalar es de regletas, de pies chicos y hojuelitas, las cuales no se rompen.

En tiempo de invierno es la mejor época para escalar, profesionales escaladores cuentan con suficientes rocas para escalar, la temperatura durante el día es de 5 grados y por las noches está bajo 0 grados centígrados.

Lo mejor para llegar a Peñoles es por la vía Villa Coronado y en Peñoles hay cuevas en donde se puede acampar, o en carpas.  Para disfrutar mejor este deporte extremo de aventura, los escaladores arman rutas deportivas de calidad aparte de las existentes.

Hoy en día en México, Peñoles es uno de los sitios preferidos de los escaladores y de todos los que practican deportes extremos y de aventura del país, por la gran  cantidad de obstáculos que se presentan esta zona desértica, aunque hay que tener mucho cuidado con las abejas, las avispas y las culebras cascabeles. 

Escalar en Peñoles representa un gran reto, está comprobado que las rocas son de granito, este paraíso nacional del boulder atrae a muchos profesionales escaladores que practican este deporte extremo de aventura, quienes buscan escuchar sus propios latidos.

Logramos reunir un grupo de ocho escaladores, nos organizamos, viajamos doce horas para llegar a Peñoles en Chihuahua en México, hasta llegar al sitio ideal para escalar, a pesar del frío, aumentando la fricción en las manos por el exceso de frío.

Nosotros mismos nos encargamos de preparar la comida en el mismo lugar, buscamos las rutas delimitadas, de agarres de piedra, procurando no sólo ascender sino escalar de la mejor manera posible poniendo todo nuestro profesionalismo.

La técnica que utilizamos fue la de practicar boulder, que consiste en escalar piedras o bloque que estén ubicados entre dos y quince piedras o bloques que se encuentren a una distancia entre dos y quince metros sin utilizar cuerda, es una experiencia maravillosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *